OPINIÓN|La primera gran Fake News fue una genialidad de Welles.

By , in Inicio Opinión on .

Shey Aarvik|Esta vez hablaremos de las Fake News, que son un tipo de información divulgada con la estructura de las noticias pero que es totalmente falsa, o tiene elementos manipulados; corresponden al contenido seudoperiodístico que vemos todos los días, principalmente en las plataformas digitales como Facebook o Twitter. Estas noticias falsas o parcialmente alteradas se encuentran alojadas en sitios que guardan la apariencia de portales de noticias.

El objetivo principal de las fake news es favorecer la desinformación con respecto a un tema, por ejemplo: la política; la economía o las protestas sociales; entre muchos otros temas. De lo anterior es que recientemente hemos escuchado, aparentemente, sobre este tema y sin embargo, nos siguen envolviendo, pues cada día evolucionan y se transforman en discursos muy convincentes.

Aunque tenemos muchos ejemplos actuales de noticias falsas que le han dado la vuelta al mundo, hoy quiero hablarles de la primera y más célebre fake news de la historia: La guerra de los mundos (H.G. Welles), que en 1938 marcó un gran referente en el arte de hacer radio.

La adaptación de la novela con el mismo nombre se transmitió un tranquilo domingo que pronto se convertiría en un caos total; fue aquel 30 de octubre, en un programa de la CBS, que Orson Welles eligió para narrar al aire el famoso episodio, que demostró el gran poder, ya en ese entonces, de los medios de comunicación.

La estructura del programa simplemente fue espectacular, iniciando con la lectura de un supuesto comunicado e intercalando estas intervenciones con música en directo, simulando una verdadera cobertura en tiempo real de una invasión extraterrestre. Los primeros 40 minutos del programa se enfocaron en el falso noticiero, para culminar con la “muerte” del locutor a causa de los gases, para cerrar el programa en tercera persona, narrando la trágica muerte del propio Welles y de los invasores.

Después del caos y la destrucción de la supuesta invasión, Orson se despidió diciendo a los radioescuchas que todo había sido una broma de Halloween:

“Hasta la vista a todo el mundo y recuerden, por favor, durante un día o algo así, la lección terrible que aprendieron esta noche. Ese invasor globular, reluciente, que apareció haciendo muecas en las salas de sus casas, es solo un habitante de la imaginación; y, si llega a sonar el timbre de su puerta y no ven a nadie allí, no crean que fue un marciano… fue el genio travieso que aparece la víspera de Todos los Santos”, Orson Welles, al final de la transmisión de La guerra de los mundos.

Algunos de los titulares de los diarios fueron:

Programa de radio asusta al país: Boston Daily Globe.

Muchos huyeron de sus casas ‘ante la guerra química de Marte’: The New York Times.

Welles, que en aquel momento tenía solamente 23 años, marcó, sin saberlo, el inicio de las noticias falsas y salió a relucir la necesidad de algunos medios de comunicación por obtener titulares escandalosos que llamaran la atención de nuevos lectores.

Fue hasta hace poco tiempo que salió a la luz que la histeria colectiva contada en los diarios no era tal. Muchas personas escribieron a la estación de radio, algunas afirmando que Welles era un verdadero genio, y otros tantos preocupados más bien por el impacto de los medios de comunicación en la sociedad.

Sigue siendo preocupante el impacto que la información tienen en nuestro día a día, ya desde ese tiempo se notó y no fue para menos. Ahora, con el poder de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y el acceso cotidiano a internet, es inimaginable el alcance que las noticias falsas tienen, principalmente cuando se trata de tomar decisiones, tal es el caso, qué en todas las campañas políticas de los últimos años se ha comprobado la terrible manipulación en las y los electores.

Otro día hablaremos de lo electoral. Hoy si tienen un poco de tiempo, acá les dejo el audio remasterizado de la transmisión en vivo de la primera gran invasión de los marcianos.

Cuestionar la información y verificar con otras fuentes, es bonito y está bien.

Recommended articles